About

En 10 Puntos®. Con la tecnología de Blogger.
 
martes, 27 de enero de 2015

"Whiplash": crítica de Oscar Torrado

Oscar Torrado 

El objetivo de Andrew Neiman, un joven y ambicioso baterista de jazz, es triunfar en el elitista Conservatorio de Música de la Costa Este en el que estudia. Marcado por el fracaso de la carrera literaria de su padre, Andrew alberga sueños de grandeza. Terence Fletcher, un profesor conocido tanto por su talento como por sus rigurosos métodos de enseñanza, dirige el mejor conjunto de jazz del Conservatorio. Cuando Fletcher elige a Andrew para formar parte del conjunto musical que dirige, cambia para siempre la vida del joven. La pasión de Andrew por alcanzar la perfección se convierte en obsesión, al tiempo que su despiadado profesor lo lleva al límite de su capacidad y de su salud mental.

Hay películas que, ya sea, por su afiche o por la historia que cuenta no logran ser muy llamativas pero que después de cierto tiempo, por lo general en temporada de premios, empiezan a tomar relevancia y a llamar tu atención, me ha pasado muchas veces y este año me pasó con Whiplash, película por la que J.K Simmons ganó recientemente un Globo de Oro (y es uno de los fuertes contendientes a llevarse también un premio Oscar) y cuya actuación ha generado muchas críticas positivas dentro del mundo cinéfilo, dicha actuación fue lo que me llevó a ver esta película, que de otro modo no hubiese visto, encontrándome con algo más que una grandiosa interpretación, encontrando una película tan bien orquestada que roza fácilmente la perfección.


Mientras veía Whiplash se me vino a la mente en muchas ocasiones Black Swan de Darren Aronofsky, ambas películas si bien están ambientadas en el mundo del arte, la de Aronofsky en el ballet y la de Chazelle en la música, tratan temas muy similares, como es el esfuerzo de su protagonista por lograr la perfección, una meta que fácilmente se puede convertir en obsesión chocando con su propia humanidad. En Whiplash eso se ve reflejado en el joven Andrew, un muchacho con un buen dominio para la batería, que busca hacer parte de un reconocido grupo de músicos, pero para ello no le basta con ser simplemente "bueno", algo que el director de la banda, Fletcher, está dispuesto a hacerle entender, aún cuando pone en peligro su integridad física y psicológica.

Basándose en un corto que el mismo escribió y dirigió, Damien Chazelle nos entrega esta increíble historia sobre pasión y entrega y los límites a los que se ve enfrentado una persona por lograr ser quien quiere llegar a ser. La historia prácticamente se basa en una dinámica de maestro y alumno, el primero empujando el segundo a los límites, y éste tratando de dar más de lo que piden, personajes llenos de gran carisma y lo más importante: comparten una química única que lo hacen bastante interesantes. Tenemos a Andrew, interpretado por el joven Miles Teller (a quien le deben una nominación por su  actuación) haciendo el mejor papel de su carrera, tal como su personaje, Teller nos da una interpretación apasionada y logra meternos y transmitirnos muchas sensaciones, desde la emoción, hasta el desespero, la rabia y la frustración, un personaje que a todo momento intenta demostrar de que esta hecho. Pero la fuerza de la película es sin duda J.K Simmons, (recordado como el odioso jefe de Peter Parker, J. Jonah Jameson en la trilogía de Spider-Man de Sam Raimi), con un personaje que a pesar de su personalidad bastante fuerte y sus métodos de enseñanzas no tan ortodoxos es muy difícil no apreciar, no pueden haber más que elogios para este actor.


Pero no sólo es por las interpretaciones por la que Whiplash brilla, el apartado técnico de la película es muy impresionante, Damien Chazelle logra unas escenas frenéticas, que te meten en la piel de los personajes, más exactamente en la piel de Andrew, los solos de baterías con la cámara enfocando cada movimiento y expresión del actor logran ser apabullantes, también los son primeros planos a la expresión y el lenguaje corporal de sus dos protagonistas, todo un acierto para una película de este tipo, y por si fuera poco, el sonido, pieza fundamental en una película como está no puede ser más perfecto, cada redoble, cada golpe logra ser sentido, llegando a su máxima expresión en el clímax de la escena final donde la película te deja jadeando y con ganas de apreciar mejor la música.

Whiplash fue una gran sorpresa, quizás sea el hecho de que me acerqué a ella con ceros expectativas y solo con la esperanza de ver una gran interpretación, pero la película demuestra que es mucho más que eso, y si bien la actuación de J.K. Simmons es imperdible, el director consigue que la película se mantenga bajo sus propios méritos, un guión bien trabajado con una dirección y un montaje propio de un concierto hacen de esta películas una de las mejores cintas que nos dejo el 2014.

Calificación: 9/10


Las opiniones vertidas en este artículo corresponden exclusivamente a su autor y no necesariamente corresponden con las de la administración de En 10 Puntos
 
En 10 puntos! © 2011 DheTemplate.com & Main Blogger. Supported by Makeityourring Diamond Engagement Rings

You can add link or short description here