Especial de Star Wars, episodio 2: Las primeras dos trilogías



Para este programa vamos a analizar las películas de Star Wars. Y si, el universo de Star Wars incluye películas, libros, cómics, series de televisión, videojuegos; pero es difícil negar que el evento principal de la saga siempre han sido las películas. Y ademas, siendo este un canal de cine, lo apropiado es que nos concentremos en ellas. Así que prepárense para los spoilers y echemosle un vistazo a estas primeras dos trilogías.

No, las películas de los ewoks no son canon y en realidad no vale la pena recordarlas. Y no, el especial de Navidad de Star Wars no califica como película, y en realidad nadie quiere hablar de el.

Star Wars
La que años después seria renombrada como “Episodio 4: Una nueva esperanza”.

Muy probablemente la película que mas veces he visto en el cine.

No tenía edad para verla cuando se estrenó, pero en esas épocas, antes de los videoclubes y los servicios de streaming, eran muy comunes las “reposiciones de películas” en que en los cines se proyectaban nuevamente películas que habían sido muy populares y no se podían ver aun por televisión. Con la excusa de “llevar a los chiquillos al cine” mi papa nos llevo a mi hermana y a mi a ver “Star Wars” unas diez veces. Y las diez las disfruté como la primera vez.

La Star Wars original es una película infantil. Sí, no se engañen, es una película para niños, si no me creen véanla de nuevo. Pero es tan genuina, tan honesta con ella misma, con lo que quiere ser, tan enfocada, tan divertida y con tanto corazón en sus emociones que trascendió y se convirtió en un fenómeno cultural.

Ahora bien, como siempre lo he dicho, el fondo es importante pero igualmente importante es la forma: qué se cuenta es tan importante como el cómo se cuenta. Y Star Wars nos dio en esa época algo que jamas se había visto. Para esta película, Lucas y su equipo de la incipiente Industrial Light and Magic crearon tecnología de la nada para darnos una visión de la ciencia ficción tan vibrante, colorida y fantástica que cambio para siempre el género.

Y tal vez mas importante aun, Star Wars nos deslumbró con uno de los diseños de producción mas brillantes de la historia. Todo, por mas fantástico y creativo que fuera, se sentía vivo, real, como que hubiera pasado décadas siendo usado y abusado en áridos planetas extraterrestres y no creado en sets cinematográficos. Incluso hoy en día, naves, vestuarios y escenarios, siguen viéndose futuristas y asombrosos sin dar señales de envejecer a 40 años del estreno.

La película fue un éxito a nivel mundial e impactó a la sociedad como a un rayo. Fue un fenómeno como la cultura popular rara vez ha visto y que hace a los “Avengers” parecer como una moda sin importancia. Tal vez no me crean, pero aún no hemos tenido versiones bailables del tema de “Avengers” como número uno en la radio.

En esa época la “secuelitis” no era todavía la forma habitual de hacer cine comercial, y que aunque todos queríamos ver más Star Wars, no había nada seguro. Así que el mundo se volvió loco una vez más cuando tres años después, en 1980, se estrenó “El Imperio Contraataca”.

Recuerdo como si fuera ayer estar en la escuela y que un compañero me dijera, “ah si, yo ya la vi, Darth Vader es el papa de Luke”. Ese fue mi primer encuentro con los temibles spoilers y mi primer problema con esta película.  El Imperio Contraataca es alabada universalmente como la mejor de la saga, por su desarrollo de personajes y lo dramático de sus giros, pero a mi gusto también es la mas lenta, la que tiene menos acción y la menos entretenida de todas.
Y ustedes tal vez dirán, que estoy opinando como un chiquillo de 7 años, por supuesto!
Era un niño de 7 años cuando la vi.
Jamas he logrado ver estas películas con ojos de adulto.
Pero detalles personales aparte, El Imperio Contraataca mantiene su calidad técnica y su asombroso diseño de producción. Nos da secuencias inolvidables como el ataque de los caminantes imperiales y el duelo entre Luke y Vader, uno de los giros mas famosos en la historia del cine, y John Williams logra lo imposible: superarse a si mismo regalándonos la espectacular Marcha Imperial.

Ahora si, nadie tenia duda de que venia una tercer película, y tres años mas tarde se estrena “El regreso del Jedi”.
Para algunos la mas floja de la trilogía original.

Los que eran niños cuando se estrenó Star Wars, eran ahora adolescentes insoportables y odiaron a los Ewoks por infantiles, pero obviando esto yo disfrute esta película con locura y no aun no entiendo cuales son las criticas que se le hacen. Es emocionante, llena de humor, llena de monstruos, y con un final realmente satisfactorio y conmovedor. La película esta llena de imágenes icónicas como Jabba the Hut, el segundo duelo entre Luke y Vader observado por el Emperador, la Estrella de la Muerte en construcción y por supuesto el bikini de la Princesa Leia (sigo siendo un cerdo).

El Regreso del Jedi cerró a mi gusto con broche de oro esta saga. Pero siempre estuvo presente el rumor de que Lucas estaba trabajando en una trilogía más. Y tuvimos que esperar 16 años para verla.

Recuerdo a inicios de 1999,  llevarme la sorpresa de ver el trailer de Episodio 1: La Amenaza Fantasma.  En ese momento la histeria volvió a apoderarse del mundo y de mi vida.  Y recuerdo aun el entusiasmo con que entré a ver y salí de ver esa película. Pero ya una vez que bajaron las aguas y pasó la adrenalina, el panorama se empezó a ver un poco diferente.
 Y  yo sé que estas películas fueron el punto de entrada de millones al universo de Star Wars y que las disfrutaron y que resienten que los viejos fans, como yo, hablemos mal de ellas. Y respeto su experiencia como espectadores, respeto que les hayan gustado, y que las recuerden con cariño, tal vez el mismo cariño con el que los viejos recordamos las originales.
Pero nostalgias aparte, afrontémoslo: son malas.

Aquellos arquetipos universales cuidadosamente caracterizados en la saga original dieron paso a personajes blandos y con motivaciones muchas veces incomprensibles. El emblemático viaje del héroe se sustituye por una trama confusa y llena de incoherencias; y el cast de actores novatos con una tremenda química es reemplazado por un cast de actores mas vistosos pero sin ninguna empatía entre ellos.

Recuerdan cuando hablé de las películas de Christopher Nolan y que Dark Knight estaba llena de momentos WOW; Episodio 1, por el contrario esta llena de momentos QUÉ?

-

Y eso es hablando estrictamente como películas, si las vemos como secuelas de Star Wars, a los fans siempre nos decepcionaron las numerosas inconsistencias entre las dos sagas y que de alguna forma parecían desarrollarse en universos diferentes, en que la tecnología y el diseño son muy distintos, no parecen pertenecer al mismo mundo.
Creo que es consenso decir que "Episodio "1 es la peor y "Episodio 3" la mejor de las precuelas, pero en conjunto marcaron una clara brecha entre generaciones de fans de la saga.

Cuando anuncie que iba a hacer este especial, un fan de las precuelas me dijo que quería ver mi opinión de estas, y que esperaba que no empezara a repetir los mismos argumentos de siempre; de los malos guiones, las malas actuaciones, y el sobre el abuso de efectos digitales.  Y en realidad, no se porque me dijo esto, todas esas criticas son perfectamente validas y justificadas; pero tiene razón, canales como Red Letter Media han dedicado horas a analizar estos problemas y no vale la pena que los repita aquí.  Pero sí quiero llamar la atención a un par de problemas a mi gusto muy importantes y que casi nadie comenta:

Primero, la profecía de que Anakin será el que traiga el balance a la fuerza, profecía que nunca se ha mencionado en las películas anteriores y después de las tres nuevas, nunca sabemos quien dijo cuándo la dijo y en que términos la dijo.
En las películas originales el concepto del bien y el mal es muy occidental, están los buenos que son nobles y hacen actos heroicos, y están los malos que son perversos y cometen actos atroces. Hay que vencer a los malos para que el bien triunfe, incluso Darth Vader al final se arrepiente y abandona el lado oscuro de la fuerza para ser bueno de nuevo.

El concepto de balance, por el contrario, es más budista, mas oriental y funciona totalmente diferente.  Los opuestos deben estar en equilibrio, porque el desbalance es el que provoca maldad y sufrimiento.  En las películas originales el lado luminoso no debe estar en balance con el lado oscuro, debe vencerlo para que el bien triunfe. No tiene sentido ahora hablar de equilibrio.
Si quieren ver una historia en que el concepto de balance esta bien aplicado vean la serie animada “Avatar: the Last Air Bender”. En esta historia, la nación del fuego trata de imponerse a las naciones de tierra, agua y aire; esto trae desbalance al mundo y nuestros héroes deben detener el avance de la nación del fuego y volver a las cuatro a un equilibrio. El fuego no es malo en sí, pero al buscar desbalancear al mundo, se convierte en el villano.

El concepto de “traer balance” en este caso sí funciona, porque desde su mismo origen el concepto del ying y el yang esta integrado en la historia, mientras que en las precuelas el concepto del ying y el yang entra como un añadido y se siente forzado y fuera de lugar.

Y sí, entiendo que en las series animadas esto se retoma y se explica un poco mejor. Lo cual prueba mi punto: años después es necesario un nuevo parche para explicar algo que no tuvo que incluirse en el universo de Star Wars para empezar.

Y segundo, el fenómeno conocido como “Vadercentrismo”. Todas las precuelas giran alrededor de Vader. En las películas originales teníamos un grupo de personajes a quienes seguir, y aunque se puede argumentar que Luke es el personaje principal, así como Frodo se puede argumentar que es el personaje principal del “Señor de los Anillos”, hay muchas cosas mas pasando en la historia, muchos mas personajes con sus propias aventuras, conflictos e intereses. Centrar las precuelas en Vader es limitar un universo rico y fascinante a un solo personaje que además, gracias a la famosa profecía, tiene una importancia inflada que no esta bien sustentada por las situaciones que vemos en pantalla.

Además, Darth Vader es de esos personajes, como James Bond, Indiana Jones, Snake Plissken, en que el misterio es gran parte de su encanto. Entre menos sepamos de su historia, son más fascinantes. Christopher Nolan lo sabe, por eso en “The Dark Knight” se niega a darle un origen al Guason y por el contrario lo llena de enigmas haciendolo aun más terrorífico.  Series como "Las Aventuras del Joven Indiana Jones” y estas precuelas son claras muestras de que hay personajes en que el misterio es más fascinante que cualquier historia que nos puedan contar.

Por supuesto, cada vez que hay una nueva precuela, secuela o reboot que decepciona, siempre se puede argumentar “no importa, igual todavía tenemos las obras originales que amamos”, pero con Star Wars, George Lucas nos quito también ese consuelo. En 1997 y mas adelante con el lanzamiento de los DVDs, Lucas se empleó en darle un baño digital a la trilogía original. En el mejor de los casos, no eran mas que fondos ampliados y algunos efectos mas limpios, y en el peor secuencias completas absolutamente insufribles. La nueva tecnología no hace mas que enfatizar lo peor de ambos mundos:  las marionetas y mascaras se ven tiesas y pasadas de moda, mientras que los añadidos digitales se ven artificiales y falsos.  Tendremos de nuevo el gusto de verlas tal y como se estrenaron? Solo el tiempo lo dirá.

En el 2012, la Disney compra la franquicia de Star Wars por una cantidad inimaginable de dinero y se prepara para darle a la venerable saga un nuevo aire!  Que tal resulta esto?  Lo veremos en el tercer y último episodio de este especial!